Para los que no estén familiarizados con el término “unboxing” significa ni más ni menos que desenvolver o literalmente, sacar algo de la caja. Es una forma de menguar el deseo de un objeto de consumo que nos interesa o de aumentarlo decisivamente hasta decidir la compra.

En este caso compartimos un video de Guillermo Fierita Catalano que nos muestra el unboxing de un Yotaphone. Los lectores del club recordarán que el año pasado hicimos referencia a este teléfono ruso que tiene dos caras. De un tiene una pantalla convencional como cualquier smartphone actual y del otro lado tiene una pantalla de tinta electrónica como la que tenemos en nuestros readers. Estas dos pantallas están vinculadas y nos permiten leer pero también ahorrar batería del teléfono. Por último quiero contarles que esta es la primera versión de este teléfono, que tuvo muchas críticas en cuanto a diseño y funcionalidad pero que ya salió a la venta la segunda versión y que, según dicen, está mucho mejor. Nos contentamos con ver este video, por ahora

Entre los contenidos que a los lectores del Club más les interesan están los links para descargarse contenido útil para leer en el kindle o en el reader de su preferencia. En este caso les traigo una gran noticia, aunque en esta ocasión será solo para los que puedan leer en inglés.

Durante todo el verano del hemisferio norte, nuestro invierno y para celebrar la renovación de su sitio web, la revista The New Yorker decidió poner a libre disposición sus contenidos, por los cuales el resto del tiempo hay que pagar. Todos los artículos desde 2007 hasta hoy están a nuestra disposición, gratis. Muchas de las historias son maravillosas y a mi gusto es un formato ideal para enviar al kindle mediante send to kindle o para convertir a ePub y leer durante un viaje en tren o en subte.

La gente de Longform creó una lista con las 25 mejores notas a su criterio. Cito algunas a continuación:

  1. “Wheels of Fortune” por Peter Hessler (Nov 2007): The People’s Republic learns to drive.
  2. “Iphigenia in Forest Hills” por Janet Malcolm (May 2010): Anatomy of a murder trial.
  3. “The Fun Stuff” James Wood (Nov 2010): My life as Keith Moon.
  4. “You Belong With Me” por Lizzie Widdicombe (Oct 2011): How Taylor Swift made teen angst into a business empire
  5. “The Interpreter” por John Colapinto (Apr 2007): Has a remote Amazonian tribe upended our understanding of language?

Después de un largo tiempo aproveché para actualizar nuestra página de descargas, tan querida por ustedes. Les recuerdo que allí podrán encontrar únicamente libros electrónicos para descargar en forma legal y gratuita.

La poesía no es de los géneros más leídos, pero eso no quiere decir que no tenga sus lectores y que, además, no puedan leer en ePub también. Es por eso que agregué el link a Ibuk “Biblioteca de poesía”. Allí podrán encontrar libros de muchos poetas y uno que quiero recomendar especialmente, Modos de ir de Gabriela Franco. Conozco a Gabriela pero no la recomendaría si no me gustara muchísimo cómo escribe, así que los invito a ustedes también a disfrutarla.

Algo muy importante está pasando en la industria del ebook que no nos afecta directamente –por lo menos por ahora- pero que nos da una buena idea de cómo podría ser el futuro. ¿A nosotros nos importa la industria? Sí, en la medida que eso determina cómo accedemos a los libros que queremos leer y cómo garantiza que se publiquen más libros y mejores libros de la mayor cantidad de autores posibles.

La empresa creadora de nuestros queridos kindles y también, de alguna manera, la que inventó el negocio del ebook es bien conocida por ser muy dura en términos de acuerdos comerciales. Su CEO Jeff Bezos opera muchas veces a pérdida (y estamos hablando de muchos millones de dólares) con tal de ganar un espacio en el mercado o de hundir a un competidor. Para que se den una idea, Amazon vende el 41% de los libros papel en EEUU y el 67% de los ebooks.

La pelea en este caso se dirime entre un grande de la industria editorial en EEUU, el Grupo Hachette y el bestial Amazon. No tenemos acceso a los detalles (nadie los tiene, son confidenciales) pero como Amazon no logró un acuerdo de comercialización satisfactorio implementó de buenas a primeras una serie de medidas que afectan la venta de alrededor de 5000 títulos. Algunas son poner tiempos de entrega indefinidos, remover el botón de compra con un solo clic o simplemente dejar de mostrar los títulos. Amazon reconoció el conflicto pero dice que se trata de negociaciones habituales. El siguiente movimiento que dio fue ofrecerles a los autores directamente, que son muchos y muy importantes, el 100% por las ventas en formato electrónico que realicen de sus títulos. Amazon, que no da puntada sin hilo, se mete en la relación entre el editor y el autor para romperla. Los autores contestaron en una carta abierta.

Amazon también está haciendo “ruido” en Europa. No vamos a entrar en detalles, pero una de las medidas llamadas desleales por parte de los libreros era enviar los libros gratuitamente a los lectores. En Francia aprobaron una ley que prohíbe enviar libros gratuitamente, el famoso “free shipping” para proteger a los libreros locales. ¿Qué hizo Amazon? Cobra € 0.01 por cada envío.

Como decía más arriba, por ahora estamos afuera de este tipo de conflictos, una vez más, por ser un mercado marginal, pero esto no quiere decir que no nos vaya a afectar en el futuro. La industria editorial se está alineando en una especie de Game of Thrones y muchos gritan ¡winter is coming! De un lado, los editores, del otro las grandes empresas tecnológicas. Continuará.

*La imagen es de Ian Glover (CC)

(previously)

Final

El 18 de marzo mi amiga Andrea llegó de Nueva York con mi nuevo Kindle Paperwhite en su valija. No hubo unboxing porque lo trajo suelto, como si fuera de uso personal, aunque también me dijeron que en Aduana no le dan bola a los ereaders.

No fue una adaptación natural: el encendido y apagado era diferente; subrayar, sobre todo pasando de página, demandó práctica; el brillo nunca llega a cero como en mi viejo Kindle 3; y, si me preguntan, sigo prefiriendo el pase de páginas con botón en lugar de ir dejando huellas de dedos en el área de lectura cada vez que paso a la página siguiente.

¿Es más portable? Sí ¿Tiene mejor contraste y definición? Tal vez. ¿Dura más la batería? No, menos.

Una característica que no leí en ningún lado y que para mí es una gran ventaja es la posibilidad de usar varios diccionarios a la vez. Con el Kindle 3 podía usar el diccionario de español o el de inglés, pero no los dos a la par. Ahora sí.

En mi experiencia, el navegador es definitivamente peor que el del Kindle 3. No logré navegar ninguna página de las que probé sin que se me colgara y tuviera que reiniciar el ereader. Pero quizás fue casualidad.

No me bajé todos los libros que tenía en el Kindle anterior. Como la gran mayoría son los llamados “Personal Documents”, solo bajé, al menos por ahora, los tres libros que estaba leyendo y algunos artículos que a veces consulto. El resto puede quedar en la nube hasta que lo vuelva a necesitar.

Para que las extensiones “SENTtoREADER”, que uso en Firefox y “Send to Kindle”, que uso en Chrome siguieran mandándome aquellos artículos que deseo leer en el Paperwhite, en lugar de cambiar el email en las extensiones, lo cambié en Amazon, asignándole el email de mi Kindle 3 (que ya no pienso volver a usar) al nuevo.

Me resultó muy incómodo de usar sin funda, temía dañarlo. Compré esta en Mercado Libre. Es excelente.

Por último, me faltaba probar un truco, que puede servirle a la mayoría de los que están leyendo esto: convertir un Kindle con Special Offers en uno sin publicidad. ¿Cómo se hace? Acá pueden ver el procedimiento. Volví por tercera vez al chat de Amazon, y le dije en inglés al operador que ya que las ofertas que aparecen en mi Kindle no son aplicables al pais en el que resido, si podía eliminarlas de mi dispositivo. Tras unos segundos de espera, me informó que había sacado de mi modelo los dos espacios de publicidad, sin costo alguno. Unos segundos después, tras agradecerle, prendí mi Kindle y, efectivamente, ya no tenía ni el wallpaper ni el banner publicitario. Con lo que terminé comprando un modelo de 139 dólares a 97.

Espero que este reality haya sido útil. Y que sirva de consuelo a todos los que perdieron su Kindle por bolsos apretujados, vasos volcados, movimientos torpres o hijos curiosos. Mi mensaje es concluyente: hay esperanza. ¡Ánimo!

IMG_20140426_182409073

FIN

 

(previously) And the winner is… “Hello, Diego Rottman. How can we help you today” decía la ventanita de chat de Amazon. Mientras esperaba que me atendiera el operador terminaba de decidirme si iba a decirle que compraba el Kindle Paperwhite, primera generación y refurbished a 83 dólares o un viejo Kindle, también refurbished, a 47 […]

(previously) – Y vos, ¿de qué trabajás? – Soy crítico de ereaders Y ahí estaba, sin Kindle y buscando recomendaciones sobre un nuevo ereader. La mejor fuente para esto es un blog llamado Goodereader, independiente y bien documentado. Los posts me fueron llevando a su canal de YouTube, donde llegué a los mejores dispositivos de […]

(previously) Keep calm and read a book Ahora que no tenía más Kindle y que veía que la cosa iba para largo, tenía que encontrar cómo reemplazar mis lecturas. La primera opción fue probar la versión software del Kindle: me instalé la app de Kindle para iOS en el iPad y el Kindle para Windows […]

(previously) To be or not to be ¿Qué poner en Google para ver alguna manera de arreglarlo o confirmar que lo tengo que tirar a la basura y comprar uno nuevo? Empecé con kindle screen frozen fix (arreglo a la pantalla de kindle congelada). Los resultados me llevaron a esta página, donde Amazon proponía una […]